Hay vida más allá del Parkinson

mayo 22, 2020 by admin0
hal-gatewood-OgvqXGL7XO4-unsplash-1200x800.jpg

Cuando hablamos de enfermedades neurodegenerativa multi-sistémica de las primeras que se nos vienen a la mente es el Parkinson, la cual afecta algunas partes del cerebro que controlan el sistema nervioso central provocando diferentes síntomas motores y no motores. Se produce cuando las células nerviosas de la sustancia negra del mesencéfalo presentan una pérdida o una interferencia en la dopamina y menor conexión con otras células nerviosas del cerebro que controlan el movimiento; estas células mueren o sufren algún deterioro, sobre todo por la edad del paciente. Esta enfermedad afecta con diferentes síntomas a cada persona que la padece, puede evolucionar de forma muy lenta en algunos casos y en otros puede evolucionar más rápido.  Es una enfermedad crónica no es fatal. Lo que significa que el afectado no va a morir a casusa del parkinson. Es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente después del Alzaimer  (en otro artículo profundizaremos sobre esta enfermedad).

Muchos nos preguntamos cómo se origina esta enfermedad, y la verdad que se desconoce su origen, es importante destacar que en el caso de traumatismo o drogodependencias y medicamentos, y por forma hereditaria en ciertos grupos de familia, si se sabe su origen, pero en la mayoría de los casos no;  lo único certero es que se debe al deterioro neurológico que produce esta patología, cabe la posibilidad de que el origen se encuentre en los radicales libres, moléculas que general oxidación en tejidos y en neuronas. El tema genético está en gran estudio para confirmar la relación con esta enfermedad. A pesar de todos los avances de la neurología se desconoce el cómo prevenirla, por lo que afecta tanto a hombre como mujeres usualmente es una enfermedad que afecta en la edad media arriba de los 55 años en promedio.

Es importante resaltar que los primeros síntomas de esta enfermedad  pueden ser diferentes para cada persona. Las primeras manifestaciones pueden ser leves y pasar desapercibidos. El cuadro inicial típico presenta dolores en las articulaciones, dificultad para realizar movimientos y agotamiento. El estado de humor y carácter del paciente también se ve afectado habitualmente presenta irritabilidad o depresión sin causa aparente.  Los síntomas de movimiento no voluntario comienzan en un lado del cuerpo y usualmente continúan empeorando en ese lado, incluso después de que los síntomas comienzan a afectar a ambos lados.

Los síntomas de la enfermedad de Parkinson pueden incluir los siguientes:

  • Temblores: Lentos y rítmicos. Inician en una extremidad, casi siempre en mano o los dedos.  Predominan estando en reposo y disminuyen al hacer un movimiento voluntario. No necesariamente los presentan todos los pacientes.
  • Rigidez muscular: Resistencia a mover las extremidades, hipertonía muscular. Dolor muscular constante.
  • Bradicinesia: Lentitud de movimientos voluntarios y automáticos. Falta de expresión de la cara. Escritura lenta y pequeña (micrografía). Torpeza manipulativa.
  • Anomalías posturales: Inclinación del tronco y la cabeza hacia delante (encovada). Codos y rodillas están como encogidos.
  • Anomalías al andar: Marcha lenta, arrastrando los pies. A veces se dan pasos rápidos y cortos (festinación), con dificultad para pararse. Episodios de bloqueo (los pies parecen que están pegados al suelo).
  • Cambios en el habla: Hablar suavemente, rápidamente (no decir algunas palabras) o dudar antes de hablar.
  • Trastorno del equilibrio: Caídas fáciles. Problemas al subir gradas. Diferencias de espacios.
  • Trastornos del sueño: insomnio para coger el primer sueño, sueño muy fragmentado en la noche, despertarse muy temprano y no volver a dormirse, somnolencia diurna.
  • Pérdida de movimientos automáticos: Limitación de como parpadear, sonreír o balancear los brazos cuando caminas.

El parkinson trae consigo una serie de problemas en la salud asociados que afectan la calidad de vida de las personas entre estas afecciones tenemos:

  • Dolores de tipo muscular o articular.
  • Fatiga, agotamiento fácil, cansancio crónico, lentitud generalizada.
  • Estreñimiento.
  • Hipotensión
  • Dermatitis seborreica
  • Trastorno en la micción y la sialorrea
  • Falta de control de la orina (incontinencia).
  • Trastornos depresivos y aislamiento social.
  • Trastornos respiratorios.
  • Trastornos de la deglución (se traga mal y solo semi-líquidos).
  • Trastornos oculares: sequedad de ojos, picor, visión doble, falta de enfoque visual.
  • Enlentecimiento de las funciones psíquicas (bradifrenia).
  • Trastorno del sueño
  • Enfermedades sicológicas: Ansiedad, depresión, trastorno de conducta

Hemos tratado de explicar lo compleja que es esta enfermedad, por lo que igual forma es difícil de diagnosticar en sus etapas iniciales ya que suele confundirse con los síntomas de otras enfermedades como reumatismo, fibromialgia, artritis etc.  El primer consejo que le damos al paciente es insistir en un estudio completo y realizado por especialistas en este caso un Neurólogo. El  diagnóstico es fundamentalmente clínico y se realiza por medio de los síntomas del paciente y estudios de reflejos, ya que no existe un marcador químico (como es en el caso de la diabetes o alteración en la creatinina que indica enfermedad renal.); por lo que se recomienda para complementar el diagnóstico un estudio de TAC o SPECT, que detecta las lesiones cerebrales en el mesencéfalo.

Con el diagnóstico correcto tenemos planteado el principal objetivo que es reducir la velocidad de progresión de la enfermedad y controlar los síntomas y los efectos secundarios par alograr la mejor calidad de vida, en pocas palabras nosotros controlar al Parkinson y no permitir que el Parkinson nos controle, por lo que es importante conocer los diferentes tratamientos que existente para esta enfermedad:

  • Tratamientos con fármacos: varios medicamentos que nos ayudan a la generación de Dopamina que le falta al cerebro. De pendiendo en la etapa de la enfermedad es el uso del nivel de los fármacos y su potencia; con síntomas leves se usa los anticolinérgicos y con casos más severos y avanzados se utiliza usualmente levodopa. Además, de acompañarse de otros medicamentos para otros daños colaterales como el insomnio, depresiones etc.

 

  • Tratamientos quirúrgicos: Está indicado cuando los síntomas motores (temblor, discinesias, alteraciones de la marcha, rigidez, bradicinesia) no pueden ser mejorados suficientemente con el tratamiento farmacológico. El procedimiento de mayor éxito es la terapia de estimulación cerebral profunda, de las grandes ventajas que tiene esta cirugía que es un procedimiento ajustable y reversible, se utiliza un dispositivo que se implanta en el cerebro, el cual genera estimulación eléctrica bloqueando las señales que causan los síntomas motores incapacitantes.

Este procedimiento es altamente seguro y de gran éxito por eso deben confiar en la experiencia que tienen países como España haciendo este tratamiento médico con más de 20 años de grandes éxitos en esta cirugía. Confía tu salud a estos expertos, a través de Mediterranean Health Tour quienes te asesoran en servicios médicos con expertos, migratorios y turísticos para que tengas un gran éxito y cambio en tu salud y estilo de vida.


Deja tu comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Es necesario llenar los campos con *